Suscríbete a nuestro newsletter

La cuna de la libertad

Entre pinos y hortensias florece una de las zonas más hermosas de Antioquia, el oriente antioqueño, que se destaca por la frondosidad de sus montañas, su cercanía a Medellín y su variedad de pisos térmicos.

Como su nombre lo indica se ubica en el oriente del departamento de Antioquia y es una zona donde la productividad de su gente se aprecia con facilidad, dada la diversidad de cultivos, desde alimentos de tardío rendimiento hasta los distintivos cultivos de flores que lo rodean.

El choque de los cascos de los caballos con las piedras se escuchan a lo lejos, pues es uno de los medios de transporte rurales más conocidos para recorrer los caminos destapados.

Para conocer un poco más sobre el oriente antioqueño es necesario hacer un recorrido por dos de los municipios principales que alberga esta región, La Ceja y El Retiro.

La Ceja

Los caballos se detienen a refrescarse en los ríos y quebradas que se descuelgan con fuerza de las montañas del municipio de La Ceja aportándole frescura y claridad a sus paisajes.

Las flores le dan la bienvenida a este municipio ubicado a 41 kilómetros de distancia de Medellín.

Entre las principales fuentes hídricas que bordean el municipio se encuentran el Río Pantanillo y el Río Piedras.

A medida que el caballo asciende en la montaña son cada vez más evidentes los cambios de temperatura, pues el municipio se ubica a una altura de 2.143 metros sobre el nivel del mar, lo que le facilita a los habitantes de esta zona cultivar en el territorio determinados alimentos y productos agrícolas.

Se conoce que desde la época de la colonia los suelos fértiles de este territorio fueron utilizados para la agricultura y la ganadería, a diferencia de otras poblaciones del oriente antioqueño, donde la economía se fortaleció a través de la minería.

Una de las actividades económicas principales de los cejeños es la de los floricultivos de exportación, la cual generó migraciones de gran magnitud desde el campo y municipios vecinos hacia La Ceja, aportándole un crecimiento significativo de la población urbana en 20 años.

Mezclándose con el agradable y dulce aroma de las flores se encuentran los árboles frutales de aguacate, que florecen de los suelos del territorio aportándole vida y un color verde intenso a sus montañas.

Dada la altura de la región esta es una fruta que es posible producir, convirtiéndose en el complemento perfecto para las comidas de la región y llegando a lugares jamás visitados por sus productores que diariamente cuidan de estos árboles, nutriéndolos y podándolos para que la fruta que nazca sea de la mejor calidad.

Las buenas condiciones medio ambientales son un factor que se rescata para la producción de la fruta y que esta cumpla con los parámetros internacionales exigidos por el mercado.

Avanzando en el camino nos encontramos con las pequeñas y medianas industrias transformadoras de madera, una de las actividades que impulsan el desarrollo de la región, dada la frondosidad de sus bosques y las habilidades para la carpintería que han sido transmitidas de generación en generación en las familias tradicionales como sustento de los hogares.

Los toldos, bicicletas y flores se convierten en los principales actores en el mes de agosto para celebrar las Fiestas del Toldo, un espacio donde los cejeños disfrutan de una programación variada, donde las actividades artísticas, deportivas y culturales se convierten en los componentes de estas festividades que integran a la comunidad.

Las calles de La Ceja rodeadas por hogares que se caracterizan por mantener un estilo típico antioqueño que albergan grandes ventanas y puertas de madera pintadas de colores como rojo, amarillo, verde y azul.

En sus rincones se cuenta la historia de sus primeros pobladores, los Tahamíes, que fue una tribu dedicada a la agricultura, fundamentalmente al cultivo de maíz.

Continuando el recorrido por el Oriente antioqueño nos dirigimos a El Retiro un pueblo reconocido por su estilo colonial y su historia.

El Retiro

El camino de La Ceja al Retiro se hace fascinante a bordo de un caballo, dado que se logran apreciar las riquezas naturales, tal como el Salto del Tequendamita, que le da la bienvenida al municipio. Su frescura y majestuosidad es conocida por los turistas que lo visitan.

Ubicado a 33 kilómetros de Medellín conserva una asombrosa historia oculta entre las montañas que lo rodean. Sus habitantes aferrados a la historia han logrado preservar el estilo colonial del municipio, tanto así, que parece que este se hubiera detenido en el tiempo, hecho que lo hace encantador.

En sus montañas se albergan los cultivos de aguacate, fruta que ha tenido un gran auge en esta región logrando incentivar su cultivo en sus pobladores. La fruta es de calidad y ha cruzado las fronteras colombianas llegando a destinos como Europa y Japón.

Los productivos árboles frutales de aguacate han aportado a la economía de la región impulsándola y diversificándola, convirtiendo la agricultura en una de las actividades principales de los guarceños que se caracterizan por ser gente trabajadora.

El aguacate Hass es recogido en cada cosecha por sus agricultores y es llevado a una de las plantas empacadoras de la región donde se realiza el proceso de selección, empaque y almacenamiento para que su sabor y textura se conserve y llegue en buenas condiciones a la mesa de sus consumidores que disfrutarán su cremosidad y suavidad.

Saliendo de la montaña por las trochas, nos dirigimos al pueblo, los caballos cruzan los caminos empedrados con elegancia, y el choque de sus cascos con el suelo se escucha con ritmo.

En el pueblo, el olor a madera invade cada uno de sus rincones con las múltiples carpinterías y ebanisterías que conforman uno de los pilares de la economía de la región.

La elaboración de muebles en El Retiro es una tradición cuyos conocimientos principales se han transmitido de generación en generación durante más de 100 años. Su característica creatividad para elaborar los elementos en madera y su calidad es reconocida en el departamento antioqueño.

Sus casas de estilo colonial adornan las calles del pueblo con colores como el verde, rojo, azul y naranjado y sus balcones con flores típicas del oriente antioqueño, las begonias, que dispuestas en los balcones colgadas en canastas de metal ya oxidadas por el agua y el sol se adhieren con fuerza a los soportes y techos de los hogares.

Entre sus calles empedradas se cuenta la historia de un pueblo que era habitado por indígenas Tahamíes y Quiramas cuando llegaron los españoles a las tierras y los esclavizaron. Uno de los primeros españoles en llegar a este lugar fue Ignacio Castañeda que junto con su esposa Javiera Londoño llegaron para poner a trabajar a los esclavos en las minas del Guarzo. Años después, esta pareja decide darle libertad a sus esclavos, hecho que marcó un hito en la historia del municipio, pues estos fueron los primeros liberados en aquella época. Tomando así el apelativo de “La cuna de la libertad”.

Al ritmo de la libertad bailan los guarceños en el mes de octubre para darle entrada al tradicional Encuentro Nacional de Danzas Folclóricas, el cual es un certamen que se realiza desde hace más de 100 años, donde se resaltan los ritmos colombianos y sus participantes se destacan por su alegría.

La bandeja paisa, las truchas y los merengones hacen parte de la variada gastronomía de la región del oriente antioqueño donde los turistas aprovechan su visita para estar fuera de la ciudad y disfrutar de los platos típicos.

Los sabores, texturas y aromas de esta región del oriente del departamento antioqueño se destacan, una zona que es reconocida y que entre montañas conserva la magia de la historia y las tradiciones.

El galope del caballo se comienza a desvanecer en el camino dispuesto a descansar luego de un largo recorrido.

¿Dónde comer?

Candilejas: es un restaurante y café de comida tradicional ubicado en el municipio de La Ceja, brinda un ambiente agradable y variedad de platos para quienes lo visitan.

El Rancherito: un restaurante de comida típica colombiana y parrilla donde en un ambiente tradicional antioqueño te brindan una experiencia amigable.

¿Dónde dormir?

Movich Hotel Las Lomas: ubicado cerca al Aeropuerto Jose María Córdoba en un ambiente campestre apropiado para el descanso.  

Hotel Lagoon: Ubicado en Rionegro se encuentra el hotel que brinda a sus visitantes las condiciones perfectas para el descanso, variedad de opciones gastronómicas y diversión. Cerca al Aeropuerto José María Córdoba.

¿Qué hacer?

Salto del Tequendamita: es una pequeña cascada natural de Colombia ubicada en el municipio de El Retiro. Es un salto de 20 metros de altura de la quebrada La Chuscala en la vereda Don Diego.

Imagen tomada de internet

Club Campestre Fizebad: un Club Campestre social y deportivo con ambiente natural para el esparcimiento y diversión de nuestros socios.

El oriente antioqueño es uno de los destinos que hacen parte de las rutas que se recorrerán en los Avotours, donde tendrás la oportunidad de vivir una experiencia única  conociendo el nuevo origen del aguacate colombiano y los principales municipios productores en el departamento antioqueño.

Cerrar menú